• Senior Gen

Ejercicio para aumentar el ánimo

A través de un sencillo ejercicio veremos cómo poder aumentar nuestro ánimo de una manera sencilla, fácil y divertida. ¿Tienes un lápiz?, pues ¡vamos!.


Las personas nos comportamos de manera muy predecible ante ciertas emociones y pensamientos. Cuando estamos tristes, lloramos. Cuando somos felices, sonreímos. Cuando estamos de acuerdo, asentimos con la cabeza. Hasta ahí, todo normal, pero, según un campo de investigación conocido como psicología propioceptiva, el mismo efecto funciona a la inversa. Si consigues que la gente se comporte de cierto modo, puedes provocar ciertas emociones y ciertos pensamientos.


Aunque al principio se trataba de una idea polémica, por suerte recibió el respaldo de una serie de experimentos más convicentes:


  • En un estudio que se ha convertido en un clásico, se les pidió a dos grupos de personas que sumasen una lista de números. Durante la tarea, a un grupo se le dijo que frunciese el ceño (o, en palabras de los investigadores, que contrajera el músculos superciliar), mientras que al otro se le pidió que esbozase una leve sonrisa (que extendiese el músculo cigomático). Este sencillo movimiento facial tuvo un efecto sorprendente cuando pidieron a los participantes que puntuaran la dificultad de la tarea: los que fruncían el ceño estaban convencidos de que se habían esforzado mucho más que los sonrientes.

  • En otro estudio diferente, los participantes tuvieron que concentrarse en una serie de productos que se movían por una gran pantalla de ordenador e indicar después si les parecían atractivos. Alguno de los artículos se movían verticalmente (lo que le obligaba a los participantes a asentir con la cabeza mientras observaban), mientras que otros se movían horizontalmente (lo que suponía un movimiento de cabeza lateral). Los participantes preferían los productos que se movían verticalmente, sin se conscientes de que sus movimientos de asentamiento y negación habían desempeñado un importante papel en sus decisiones.

La misma idea se aplica a la felicidad. Sonreímos cuando estamos contentos pero también estamos más contentos porque sonreímos.

El efecto funciona se sea o no consciente de la sonrisa. En los años ochenta, Fritz Strack y sus colegas pidieron a dos grupos de personas que observaran tiras cómicas de Gary Larson, y dijesen si les parecían divertidas y lo felices que se sentían pero poniéndolos en unas circunstancias bastante extrañas. A un grupo se le pidió que sostuviese un lápiz entre los dientes, asegurándose de que no le tocase los labios. Al otro, que sostuviesen el extremo del lápiz con los labios, no con los dientes. Sin darse cuenta, los del grupo de los dientes se veían obligados a sonreír, mientras que los de los labios tenían que fruncir el ceño.


Los resultados revelaron que los participantes tendían a experimentar la emoción asociada con sus expresiones. Los que sonreían a causa del lápiz se sentían más felices y consideraban más divertidas las tiras cómicas que los que tenían que fruncir el ceño.


El mensaje de este tipo de trabajos es bastante sencillo: si quieres animarte, compórtate como una persona feliz.

Y justo en eso consiste la píldora de hoy. Pongamos en práctica uno de los experimentos. ¡Vamos al lio!


Tarea: Muerde un lápiz para aumentar el ánimo.

La acción es bastante sencilla y simple y, tal y como hemos visto, aumenta la sensación de bienestar mental a través del ánimo siempre y cuando aguantemos el lápiz un mínimo de 20 segundos para que se produzcan los efectos que buscamos.


Este es el vídeo te mostramos lo sencillo que es. Dale al play y practícalo con nosotros. Duración de la píldora 1:30 minutos.



¿Qué te ha perecido? Si te apetece puedes compartirlo en el apartado de comentarios de esta entrada y así vemos quién consiguió el mejor tiempo. Puedes realizarlo todas las veces que quieras... ¡cuidado!, es muy adictivo XD


Y ya sabes, practica tu bienestar para un envejecimiento activo.

39 vistas

Súmate a la comunidad

© 2012 by Gottraining