• Senior Gen

Abrazos y mantas lastradas para reducir el estrés.

Un poco de presión alrededor del cuerpo genera una gran sensación de alivio. Veremos cómo optimizar el bienestar a través del descanso con una acción muy sencilla. ¡Vamos!

Abrazamos a alguien cuando estamos emocionados, tristes, felices o para dar consuelo. Lo hacemos básicamente por lo reconfortante que es, por lo bien que nos hace sentir. Nos hace felices y genera una de las cosas que más caracteriza a un auténtico Senior Gen: bienestar. El concepto del abrazo es sinónimo de salud.


Según los científicos, los beneficios de abrazar van mucho más allá de la sensación de calidez. Podríamos destacar su gran capacidad para comunicarnos, reducir la posibilidad de enfermar, mejorar la salud del corazón, hacer sentirnos más felices, ayudarnos a reducir los miedos, disminuir la sensación del dolor y, la cuestión que nos lleva hoy, reducir el estrés.


Estamos pasando una época donde ansiamos el contacto social asociado a lo físico. Echamos de menos una buena charla, el compartir buenos momentos cerca de los seres a que queremos, estamos como locos por abrazar a la familia y a los amigos.


Hay más poder en un abrazo fuerte que en mil palabras llenas de significado”. —Ann Hood

Y si os dijera que podemos replicar la sensación que generar un abrazo en casa con una manta. ¡Sí!, sabemos que no es lo mismo, es mucho más artificial pero... la simple idea de probarlo atrae, ¿verdad?. Dejad que os cuente.


Una abrazo es una acción física donde predomina la presión que se ejerce de un cuerpo contra otro parar desencadenar una serie de reacciones como la liberación de oxitocina, la hormona de la conexión, y la reducción del cortisol, la hormona del estrés. Algo parecido es lo que se puede conseguir con las mantas lastradas que se caracterizan por estar rellenas de cuentas de cristal para no dar demasiado calor y un peso característico.


Los expertos han demostrado como un poco de presión alrededor de nuestro cuerpo nos tranquiliza y puede aliviar la ansiedad.

Mantas lastradas

Son un tipo de mantas terapéuticas que pesan entre 5 y 13 kilos que generan una presión que imita a una técnica terapéutica llamada estimulación de presión profunda. Básicamente relaja el sistema nerviosos y nos ayuda a reducir la ansiedad, mejora el estado de animo y nos alivia del dolor.


Si estás decidido a comprarte una sólo deberás de saber dos cosas importantes: Elige una cuyo peso sea el 10% de tu peso corporal, es decir, si pesas 80 kilos elige una que pese 8 kilos. Otra cosas que debes saber es que no son nada baratas. Su precio rondan los 100€ pero por mi experiencia... merece la pena muchísimos.


Una manear artesanal de poder hacerlo en casa es al modo de, le he llamado, la abuela. Aún tengo el placido recuerdo de dormir en casa de mi abuela con esas mantas ancestrales que pesaban un quintal y que cuando te la "remetían" no permitían moverte en toda la noche. Os suena familiar, ¿verdad?.


Pues esta noche lo pondremos en marcha:


Tarea: Manta pesada para aumentar el ánimo. Tan sencillo como coger mantas y taparse de manera que notéis el peso, bastante. Recomiendo que os envolváis en ellas. No toda la noche, porque probablemente no aguantéis pero... echamos 15 minutos así.


Sabemos que un abrazo es un abrazo pero...

Si os apetece comentamos en el apartado de abajo qué os ha parecido esta entrada, cuál es vuestra calidad de sueño, qué curiosidad de ha resultado más "curiosa".


¡Y recuerda!. Practica tu bienestar a través del envejecimiento activo.

16 vistas

Súmate a la comunidad

© 2012 by Gottraining